Saltear al contenido principal
ISLANDARTE del 26 al 30 Septiembre 2018

SEDE de ISLANDARTE 2018: el COLISEO BALEAR

ISLANDARTE 2018 tendrá su sede en una construcción singular de gran valor simbólico y artístico: el Coliseo Balear.

Jaime Roig de Diego, Director Creativo y Adjunto a la Dirección de la Bienal ISLANDARTE comenta:

“Al ser un edifico catalogado, obra de un Arquitecto que representa parte de la memoria urbanística de Palma, no era posible, ni nosotros lo deseábamos, intervenir del modo habitual en las Ferias de Arte. Ello nos ha obligado a desarrollar un sistema expositivo desde el planteamiento de la arquitectura clásica en los anfiteatros: un modo de “digestión” del público y, al tiempo, unos métodos no invasivos y dinámicos de visualizar las piezas, ya sean pintura, escultura, instalación o cualquier otra forma de expresión.

Artistas y Galerístas, han tenido que hacer un esfuerzo de adaptación, que es lo que hacen las especies inteligentes ante los desafíos”.

Es este, uno de los pocos ejemplos de su género en España, cuyo nombre oficial, hace más referencia al Anfiteatro Flavio o Colosseo, que “al arte de Cúchares”.

Se trata de un Edificio catalogado que forma parte del patrimonio histórico-artístico de la ciudad de Palma. Una obra encargada por D. José Tous Ferrer al prestigioso Arquitecto y Urbanista mallorquín Gaspar Bennazar (1869-1933), que durante más de 30 años realizó obras e intervenciones de tal calidad e importancia, que influyeron en el aspecto actual de la ciudad y que pasaría con el tiempo a ser propiedad de la familia Balañá de Barcelona.

Construido en piedra de Santanyí, y fundamentado en la arquitectura clásica de las “arenas” del Imperio Romano, su exterior es Neo-mudéjar (una característica de la última época de “s’Arquitecte”, como popularmente le llamaban sus coetáneos). En el interior– desde la forja a los detalles ornamentales-, puede verse la influencia del modernismo.

El Coliseo Balear es un edificio que nos plantea retos y soluciones imaginativas a la organización, y eso es lo que nos gusta

HISTORIA

Construido extramuros de Palma, en el antiguo predio de Son Brull, su existencia supuso dinamizar completamente una zona rural, conectándole a un “ensanche” (el Plan Calvet), beneficiándole, ya que se le reforzaba desde la parte exterior. Pese a ello, nunca llegó a desarrollarse según el proyecto inicial. Curiosamente uno de los pocos defensores del Ingeniero Bernardo Calvet, fue Gaspar Bennazar quien afirmó que «su práctico desarrollo nos va demostrando sus excelencias».

El Coliseo Balear fue construido en 212 días hábiles y se inauguró el 21de Julio de 1929.

DIOSES, ASTROS Y… EL MINOTAURO

Estas “arenas, coliseos, plazas…” tienen su origen en la religión iniciática del Dios Mitra una religión de origen persa que parecía llamada a ser la religión dominante y superar al cristianismo.

El origen del Mitraísmo se encuentra en el antiguo Irán. De hecho, el mitraísmo se estableció formalmente como una religión oficial de Roma hacia el final del siglo 11.

Tiene inequívoca huella de lo que debieron ser Templos solares

Cumont relata que en 307d. C., Diocleciano, Galerio y Licino dedicaron conjuntamente un templo a Mitra. Esta doctrina, muy popular entre el ejercito, disponía de una teología y una mitología muy desarrolladas, y se servía de numerosos y complejos ceremoniales.

Del Mitraismo se ha dicho que es la inspiración real del Cristianismo y con ella guarda muchas coincidencias. Es posible que determinadas huellas de una religión tan desconocida hoy, hayan llegado hasta nosotros, precisamente a través de Roma. Y uno de las cosas que nos pueden sorprender es la herencia que permanece en las Plazas de toros cuya construcción, disposición y administración tiene inequívoca influencia de lo que debieron ser Templos solares y su representación del Zodiaco, que en griego es Rueda (ruedo) y su distribución:

Sol y Sombra, 12 particiones (10 en las de segunda) que corresponden a los 12 signos, 4 burladeros donde el sol se esconde-muere ( signos de Aire/Tierra/Agua/ Fuego). Y una métrica muy precisa: el ruedo -la rueda astral-, donde todo acontece, debe de tener entre 60 y 66 metros. Lo que nos lleva al 666. Como se dice en el Apocalipsis, el número de la bestia que también es el del hombre

“El que tiene entendimiento que cuente el número de la bestia pues es número del hombre y su numero el 666” Apocalipsis 13:18

Una excelente explicación a la fascinación, prácticamente común en todas las culturas y civilizaciones antiguas, por la figura del dios astado y su relación con los rituales sucesivos y a veces superpuestos, nos la proporciona Carlos Gabriel Luna Escudero en su trabajo publicado en en 2002 en “Espéculo. Revista de estudios literarios” de la Universidad Complutense de Madrid.

“Hace miles de años, por efecto de un tercer movimiento de la tierra, que provoca la precesión de los equinoccios, el sol abordó el equinoccio de primavera, en el signo del zodiaco que recibe el nombre de Tauro. Este signo de la constelación celeste fue considerado como el signo del sol primaveral, del sol fecundador, del Dios sol. El reconocimiento popular y los homenajes rendidos al Sol, se dirigieron naturalmente hacia el signo del zodiaco que era su símbolo, hacia Tauro, el cual siendo partícipe, en alguna forma, de la acción del sol fecundador fue, en este aspecto, identificado con el astro. Se le rindieron honores y se le atribuyeron sus virtudes, poder y beneficios. Este signo abandonó el objeto significado, se convirtió en un dios y se adoraron las representaciones del Toro celeste.

El entusiasmo religioso fue más lejos; no sólo se adoraban las representaciones del Toro zodiacal, sino que incluso un toro vivo gozaba de honores divinos. Fue así como el toro, la bestia mágica, signo dibujado, pintado o esculpido, en los zodiacos artificiales, fue identificado con el sol de primavera, se convirtió en Toro-SOL, y , metamorfoseado en animal vivo, fue adorado como un dios, un dios solar.

Como vemos, muy lejos se remonta la religión del toro, se pierde en los tiempos.

El mazdeísmo profesaba que el toro había sido el primer ser vivo creado. El Indra védico es el Toro divino, como Marduk o Anu en Babilonia, como Horus en Egipto. Heliópolis era un centro de adoración del Toro de Ra. Los hebreos tomaron prestado de los egipcios del becerro de oro. Hace 6 mil años en Creta, radiante cuna de la civilización pre-helénica se celebraba el culto al toro con ejercicios taurinos. En Grecia, Júpiter tomaba la forma de toro para seducir a Europa. Pasifae se entregaba a un toro blanco, que la hacía madre del Minotauro. En Tesalia, las tauro-catapsias eran análogas a la tienta hispánica y a la ferrade de la Camarga. Los germanos adoraban a Thor o toro, cuyo ídolo se encontraba en Upsal en el templo del sol. Según Diodoro de Sicilia, el toro en Hispania tuvo carácter sagrado desde que Hércules, fundador de Sevilla, regaló tres toros a un reyezuelo nativo. Fue Julio César el introductor de los “combates de toros” en Roma, donde perduraron hasta el final del Renacimiento. Los romanos tuvieron su toro expiador y reparador. Los monumentos simbólicos al Dios-Sol Mitra muestran un toro que es sacrificado y cuya sangre purificaba a aquellos sobre los cuales se extendía : el Taurobolio ( el rito a Cibeles o Mitra)

Mitraismo y Cristianismo lucharon con dureza a causa justamente de sus analogías . El clero mitraista reprochaba a los cristianos que tomaban de su religión muchas cosas, entre otras que plagiaron, en su purificación por la sangre del cordero, la purificación por la sangre del toro. Sin embargo el cristianismo, tras muchos combates, termina prevaleciendo; el emperador Constantino se convierte a la religión de Cristo dándole un enorme impulso. En cuanto pueden, los cristianos, a su vez se convierten en perseguidores y dan muerte a los mitraistas. Pero este culto solar estaba profundamente arraigado; el cristianismo tuvo que conservar e integrar elementos de la religión del dios-sol Mitra, para conformar un sistema en mayor o menor medida sincrético, como son sincréticos todos los sistemas culturales. De ahí viene, tras muchas confrontaciones marchas y contramarchas, una especie de entendimiento entre la Iglesia Cristiana y la supervivencia tauromáquica del mitraismo. La fe en el toro muerto santamente pasaba del taurobolio y del mitraismo al culto cristiano. El Imperio muerto se alzaba de su tumba para desposarse con la Iglesia viviente que había querido matar.

Pío V excomulgó a los taurinos. La excomunión fue suprimida por Gregorio XIII. Pero Sixto V, dirigiéndose al obispo de Salamanca, la había restablecido . El claustro salmantino se niega a obedecer y es el gran Fray Luis de León quien redacta la protesta. Hasta que por fin Clemente VIII reconoce que las corridas son una escuela de valor, que pertenecen al patrimonio de España y levanta la excomunión. Entonces comenzó, para continuar hasta nuestros días, la comunión de Iglesia y Tauromaquia”.

FAM. Fotos Antiguas de Mallorca

Foto: Mariana Jatab

Foto: Mariana Jatab

Volver arriba